sábado, 21 de agosto de 2010

La segmentación en nuestra campaña de marketing en redes sociales.

Caso de éxito: Ricardo Alonso, 1º político 2.0 de Mar del Plata.



Las redes sociales se han convertido en un clásico en todos los diseños de campañas de marketing. Empresas o celebridades no pueden resistirse a la tentación de pertenecer a una o varias redes sociales.

En muchas ocasiones, me ha tocado en suerte asesorar a políticos que se encuentran iniciando una campaña electoral o bien a empresarios de diversa envergadura, a los cuales se les hace muy difícil entender que, el solo hecho, de tener una cuenta en Factbook no los pone a la misma altura en la red 2.0 que al Presidente de los EE. UU., Barack Obama.

Sin entrar en detalles sobre las diferencias de criterio en dichas conversaciones, una de las diferencias que les he hecho conocer es que Obama se hizo 2.0. Es decir, comprendió las oportunidades emergentes de la web 2.0 y supo aprovechar todo el potencial de las redes sociales.

Por suerte, hay excepciones que confirman la regla y una de ellas, el ex Concejal Ricardo Alonso, de la Ciudad de Mar del Plata, se transformó en el 1º político 2.0 de esa ciudad al incorporar a su labor legislativa y a la relación con sus seguidores un nuevo concepto, la segmentación permanente de sus redes sociales y, con ella, el mensaje que deseaba comunicar a los diferentes targets que conforman su base electoral.

Un concepto que incorporó en su principal red social, Facebook, fue la de agrupar a cada uno de sus amigos en grupos de afinidad. También realizó una segmentación geográfica, etaria, de género y, una de las más importantes, prensa (en subsegmentos: periodistas locales, extranjeros, estudiantes, otros) y los líderes de opinión (aquellos seguidores que replicaban sus mensajes), entre otros.

Cada mensaje era enviado solo al segmento de interés. Se agilizaron las comunicaciones al definir el segmento meta que sería el destinatario del mismo. Se crearon grupos de afinidad en base a necesidades de la población detectadas en las diferentes redes sociales y/o medios de Internet relacionados con el Partido de Gral. Pueyrredón.
El 1º de mayo de 2009, mientras se festejaba un nuevo aniversario del día del trabajador, el edil portuario eligió una columna de Facebook para comunicarles a sus amigos las razones por las cuales había renunciado al bloque del Frente para la Victoria local para conformar un monobloque en el Concejo Deliberante. Fue toda una primicia, ya que emitió el comunicado 72 hs antes que le fuera comunicado a la prensa local.

Los resultados no tardaron en llegar y, en menos de tres meses, la intención de voto del edil se había multiplicado por dos.

En conclusión, la campaña de marketing 2.0 de Ricardo Alonso fue todo un éxito
y, al día de hoy cuenta con casi 2.300 amigos en Facebook, recibiendo elogios del resto del cuerpo de concejales, la clave de dicho éxito está cimentada en la segmentación permanente de sus redes sociales y en adaptar el mensaje a cada una de las audiencias que conforman cada segmento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada